• Home
  • Sobre la Teoría de la Mente, La Empatía y el Condicionamiento Cultural entre Sexos
Mente Empatía y Condicionamiento entre Sexos

Sobre la Teoría de la Mente, La Empatía y el Condicionamiento Cultural entre Sexos

27 de diciembre de 2022 sensibil Comments Off

CONDICIONAMIENTO CULTURAL

A la Asociación de Profesionales y Psicólogos de la Alta Sensibilidad de España – PAS España, nos llegan por diferentes vías una misma pregunta. Ya sea en nuestras conferencias y seminarios, o en la web o por redes sociales… La pregunta siempre se repite:

“Si el rasgo PAS se distribuye por igual entre hombre y mujeres… ¿Por qué parece que las mujeres participan más en los foros de Alta Sensibilidad que los hombres?”

Pues la respuesta más rápida y sencilla es el Condicionamiento Cultural (1).  Se define como Condicionamiento Cultural al proceso social en el que figuras de autoridad (como padres, profesores, políticos, líderes religiosos, compañeros y los medios de comunicación) definen los valores culturales, creencias, sistemas éticos y, en última instancia, la forma en que un individuo se percibe a sí mismo y su manera de estar en el mundo.

Si bien esta definición parece sacada de un manual de psicología…, en palabras sencillas lo que viene a decir es que las personas terminan por definirse a sí mismas en función al entorno socio-cultural en el que conviven. Y no importa si eres occidental u oriental, o del hemisferio norte o del sur…

En la mayoría de las culturas que dominan nuestro planeta, el mensaje para definir la “masculinidad” por lo general siempre va en sentido contrario al término de sensibilidad. Una situación que es ante todo una interpretación del lenguaje, al extenderse la creencia que sensibilidad es igual a debilidad. Y nada más lejos de lo que una persona quiere transmitir a su entorno.

Es por ello que personas del sexo (cromosómico) masculino que poseen un cerebro PAS (es decir, cerebros con un procesamiento profundo de la información) pueden tratar de desmarcarse de esta identidad. Y si bien como cualquier otra PAS, su manera de interactuar es más reflexiva y menos impulsiva, también se han vuelto expertos en adaptar su personalidad a las exigencias del entorno.

Y no es que estas personas ignoren su lado PAS. ¡NO! Simplemente han aprendido a gestionarlo (con más o menos éxito) de forma diferente. Pero como ya lo hemos comentado en alguna de nuestras publicaciones… “Los hombres -no lloran- pero se suicidan más que las mujeres”.  Es por ello, que en nuestra Asociación buscamos la visibilidad de la Alta Sensibilidad, para que todos puedan tener un espacio abierto a la aceptación y al diálogo sin que existan etiquetas ni malentendidos.

TEORÍA DE LA MENTE

Ahora bien, en esta oportunidad también queríamos resaltar otro detalle diferencial entre hombre y mujeres y que también explicaría porque en los foros de PAS hay más mujeres que hombres. En un estudio reciente de la Universidad de Cambridge sobre la Teoría de la Mente (Theory of Mind -ToM-) se ha revelado que las mujeres son, por término medio, más empáticas que los hombres.

En este estudio liderado entre otros por el investigador Sir Simon Baron-Cohen se ha analizado una de las muestras más grandes de personas hasta la fecha, lo que hace que sus resultados sean mucho más robustos. De hecho, las evaluaciones de más de 300.000 personas de 57 diferentes países, en todos los grupos de edad y representando la mayoría de las nacionalidades y rasgos socioculturales han revelado que las mujeres tienden a puntuar más alto que los hombres en las pruebas de empatía cognitiva o teoría de la mente. (2)

Es decir, las mujeres, en promedio, son mejores que los hombres a la hora de ponerse en el lugar de los demás e imaginar lo que la otra persona está pensando o sintiendo.  Para ello la principal prueba que se evalúa en el análisis de la teoría de la mente es  la llamada “lectura de la mente en los ojos” (o prueba de los ojos, para abreviar), en la que se pide a los participantes que elijan qué palabra describe mejor lo que una persona en una foto está pensando o sintiendo. En dichas fotos solo se puede ver la región de la cara que está alrededor de los ojos y con esa única información se responde un cuestionario. 

LA “PRUEBA DE LOS OJOS”

La prueba de los ojos se estableció por primera vez en 1997 y posteriormente fue revisada en 2001, para convertirse al día de hoy en una evaluación bien establecida de la teoría de la mente. De hecho, es una de las dos pruebas recomendadas por el Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU. para medir las diferencias individuales en la comprensión de los estados mentales.

Es más, la prueba de los ojos se utiliza frecuentemente en estudios que evalúan el autismo ya que es muy eficaz para detectar dificultades para leer las expresiones faciales.

En las últimas décadas, muchos estudios de investigación independientes han descubierto que las mujeres obtienen una puntuación media más alta que los hombres en las pruebas de teoría de la mente. Sin embargo, la mayoría de estos estudios se limitaron a muestras relativamente pequeñas, sin mucha diversidad en términos de geografía, cultura y/o edad.

Y, si bien el estudio actual no puede discernir directamente la causa de esta diferencia media entre sexos, los autores afirman que puede deberse a factores tanto biológicos como sociales. (3) Es decir, el concepto de condicionamiento cultural vuelve a ponerse sobre la mesa.

EMPATÍA

Una vez más la ciencia pone a nuestro alcance más datos que validan esa “percepción o intuición” que ya presentíamos acerca de la capacidad empática de las mujeres y que aunado al condicionamiento social, bien puede justificar el por qué en los foros de PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES la audiencia esté mayoritariamente representada por personas del sexo femenino.

A fin de cuentas, uno de los pilares de la ALTA SENSIBILIDAD es justamente LA EMPATÍA.

Lorea Zubiaga es Investigadora Biomédica y Directora de Formación de PAS España


Fuentes: 

  • 1.  Jurek L, Souiller L, Medjkane F. Gender identity, between natural facts and constructed facts, an integrative and developmental approach. Med Sci (Paris). 2022 Oct;38(10):808-815. French. doi: 10.1051/medsci/2022128
Usamos cookies para personalizar el contenido, proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. Si sigues navegando, aceptas las condiciones de privacidad que puedes ver en la web. View more
Aceptar