¿Qué es la Alta Sensibilidad?

PASESPANA- Asociación para las Personas Altamente Sensibles

Sensibilidad de Procesamiento Sensorial

La Sensibilidad de Procesamiento Sensorial es el término científico acuñado para agrupar todas las investigaciones y estudios relacionados con la sensibilidad sensorial y su procesamiento. De forma popular la psicóloga e investigadora americana Elaine Aron utilizó las siglas HSP (Highly Sensitive Person) en su best seller para nombrar a las personas que poseían este rasgo. Igualmente desarrolló la escala personas altamente sensibles.

Sensory Processing Sensitivity

De la misma manera la propia Elaine Aron recomienda la denominación SPS (Sensory Processing Sensitivity) en la traducción al español Sensibilidad de Procesamiento Sensorial como nomenclatura científica. Muchos estudios referidos a la Alta Sensibilidad se refieren a esta características o rasgo a través de esta denominación. Por tanto, se recomienda a los equipos de investigación y profesionales de la biología, psicología, medicina, etc. que utilicen este nombre para definir el estudio y para la búsqueda de material e investigaciones llevadas a cabo sobre este objeto de estudio.

Son numerosos los estudios que se pueden relacionar con este rasgo y que se han asociado a la timidez, introversión, respuesta sensorial, etc. En el campo de la biología los estudios realizados por Stephen J. Suomi al igual que otros muchos investigadores ha dado lugar al descubrimiento que engloba hasta 100 especies diferentes de animales cuya población contendría entre un 15-30% de individuos caracterizados por una mayor reactividad a los estímulos sensoriales y un mayor procesamiento de éstos.

El término PAS, personas altamente sensibles o sensitivas

Sería la manera más informal de denominar este atributo genético que poseen según los estudios un importante porcentaje de las personas, aunque seguirían formando parte de una minoría, extensa pero una minoría. Aunque las investigaciones de la Dra. Elaine Aron se inician en la década de los 90s, existen anteriores estudios que hablan de esta característica innata aunque con otra denominación científica. Si está orientando alguna investigación le recomendamos tomar en cuenta la sensibilidad de procesamiento sensorial como punto de partida o como concepto a tener en cuenta. Si desea más información o necesita ser guiado o acompañado en alguna investigación, nuestro departamento de estudio estará encantado de poderle ayudar.

Puede ponerse en contacto con el departamento de investigación.

Adaptación transcultural y validación de la escala de persona altamente sensible a la población española adulta (HSPS-S)

Resumen

Con objeto de obtener una versión equivalente a la original y adaptada cultural y lingüísticamente se utilizó el método de traducción-retrotraducción y se llevó a cabo un estudio piloto con 88 participantes. Para el análisis de las propiedades psicométricas se llevaron a cabo análisis factorial exploratorio y confirmatorio, análisis de invarianza factorial y de consistencia interna, en una muestra de 8.358 participantes. Los resultados confirmaron una versión española de 27 items y una estructura factorial en cinco factores: sensibilidad a la sobreestimulación (SOS), sensibilidad estética (AES), bajo umbral sensorial (LST), discriminación sutil psicofisiológica (PFD) y evitación de daño (HA). Estos hallazgos permiten disponer de una herramienta adecuada para evaluar la alta sensibilidad en la población española adulta.

 

Introducción

Según Aron y Aron (1997) la SPS se define como la capacidad de poseer mayor conciencia de la estimulación sensorial, procesamiento cognitivo de los estímulos ambientales más profundo, mayor reactividad emocional y fisiológica e inhibición del comportamiento.

En la literatura no se hace referencia a que las características de este rasgo de personalidad se relacionen con un desorden o trastorno mental, aunque sí se informa de que la SPS es un fenómeno con consecuencias psicológicas.

En relación con esta idea, algunos autores destacan la influencia del entorno en la infancia en las personas altamente sensibles. En cambio, en entornos adecuados, pueden desarrollarse de modo óptimo, con efectos positivos hacia la salud, educación y desarrollo profesional.

Para identificar a personas con el rasgo de alta sensibilidad, Aron and Aron (1997) desarrollaron la Highly Sensitive Person Scale (HSPS), compuesta de 27 items. En el diseño original se consideró que mostraba una estructura unidimensional de la SPS. Con posterioridad, diversos estudios han puesto de manifiesto la posible multidimensionalidad de la HSPS, identificando estructuras de dos, tres y cuatro factores en validaciones realizadas en distintos países de Europa, Asia y Centroamérica.

Objetivos

A pesar del gran interés social que ha despertado en los últimos años la alta sensibilidad y las personas con SPS, se observa una ausencia de instrumentos validados para la población española. Por tanto, en este trabajo se pretende conseguir una herramienta adaptada y validada a la población española adulta. Para ello, se han desarrollado dos estudios con sus respectivos objetivos. El objetivo del Estudio 1 fue realizar la adaptación lingüística y cultural, partiendo de la versión original en inglés, la Highly Sensitive Person Scale (HSPS), desarrollada para la población norteamericana (Aron and Aron, 1997). El objetivo del Estudio 2 fue estudiar las propiedades psicométricas de la versión española.

Método

El Estudio 1 se llevó a cabo entre octubre de 2019 y septiembre de 2020. Se contó con un Comité de Expertos compuesto de 8 personas con formación en Filología inglesa y Traducción inglesa (2) así como profesionales en Ciencias de la Salud, docentes universitarios (3) y psicólogos (3, de los cuales 2 eran especialistas en psicología clínica). Finalizadas las siete primeras etapas de proceso de traducción-retrotraducción, se realizó un estudio piloto con 88 participantes.

Los resultados de la traducción de los ítems se clasificaron en función del significado conceptual, mostrando que 9 ítems se consideraron literales (retrotraducción lingüística y/o semánticamente equivalente a la pregunta de la versión original) y 18 ítems se describieron como semejantes (lingüística y/o semánticamente equivalente, pero con palabras con distinto significado). Tras realizar el estudio piloto no fue necesario modificar ningún ítem de la escala, ya que la comprensión de todos los ítems adaptados al español fue correcta.

El Estudio 2 recoge la media y desviación estándar de los 27 items y el valor promedio de la HSPS-S. Todos los ítems presentan una adecuada variabilidad (SD ≥ .89). los valores de asimetría y curtosis (en valores absolutos y centrados a 0) variaron de .54 a 2.32 y de .06 a 6.68, respectivamente. Estos resultados muestran que la tendencia central y variabilidad de los ítems de la escala son adecuadas en valores absolutos, por lo que la distribución de los ítems no presenta vulneraciones severas al supuesto de normalidad, ya que la mayoría están por debajo de 2 para asimetría y 7 para curtosis.

Se probaron estructuras EFA de uno, tres, cuatro y cinco factores, para determinar el mejor ajuste para los datos. La solución en 5 factores atendiendo al criterio de Kaiser (autovalores mayores que 1) explicó el 53.73% de la varianza.

Resultado

El factor I, relacionado con la sensación de estar abrumado por demandas internas y externas, explicó el mayor porcentaje de varianza (33,76%). Sus nueve ítems reflejan la sensibilidad a la sobreestimulación (SOS) (5, 11, 14, 16, 19, 21, 23, 26 y 27). El factor II, sensibilidad estética (AES), incluye seis ítems relacionados con la conciencia estética del entorno (2, 3, 8, 10, 15 y 22). El factor III agrupa los elementos relacionados con la angustia sensorial por sobreestimulación en cinco elementos que cubren la dimensión de umbral sensorial bajo (LST) (1, 7, 9, 18 y 25). Estos tres factores corresponden a los factores de facilidad de excitación (EOE), sensibilidad estética (AES) y umbral sensorial bajo (LST) en Smolewska et al.  y Grimen y Diseth modelos. El factor IV se refiere a la discriminación de sutilezas o sensibilidad física / fisiológica en reacción a estímulos internos (dolor, miedo, efectos de la cafeína o el hambre). Esta dimensión, denominada discriminación psicofisiológica fina (FPD), consta de cuatro ítems (4, 6, 13 y 20). El factor V, denominado dimensión de evitación del daño (HA), se compone de tres ítems (12, 17 y 24) relacionados con la evitación controlada del daño.

Discusión

Nuestros hallazgos sobre la estructura factorial de la versión española de la HSPS, estuvieron de acuerdo con estudios previos, apoyando la multidimensionalidad de la HSPS-S e incluyendo facetas esenciales del rasgo en la teoría SPS,  como se refleja en la mayoría de los estudios referenciados, que tenía soluciones de dos y tres factores. Sin embargo, nuestro estudio, con una estructura de cinco factores, se aproxima al encontrado por Sengül-Inal y Sümer,  una adaptación que discrimina la conducta inhibida, cuarta faceta esencial del rasgo SPS  relacionado con la evitación del daño, en un cuarto factor. Aron y Aron  consideraron el sistema de inhibición conductual como el sustrato neuropsicológico del rasgo de personalidad, y por Smolewska et al. lo consideró un constructo global asociado con el SPS, así como con sus componentes. En el estudio de Sengül-Inal y Sümer,  excesiva sensibilidad a los estímulos negativos, la facilidad de excitación del sistema sensorial tiende a ser considerada un indicador de la respuesta a situaciones o acontecimientos estresantes, demostrando la relación entre la sensibilidad a la sobreestimulación (SOS) y el daño evitación (HA).

A diferencia de estudios previos de población general, encontramos un quinto factor, la discriminación psicofisiológica fina (FPD).

Conclusión

Los resultados de la versión HSPS validada para la población española nos permiten afirmar que la HSPS-S tiene propiedades psicométricas adecuadas comparables a otros estudios internacionales. Mantiene los 27 ítems que componen la versión original integrando cinco componentes de alta sensibilidad. Se considera adecuado para su uso en la práctica clínica diaria, para condiciones de salud mental, estrés y calidad de vida, especialmente para trastornos o problemas mentales comunes, así como para el profesional que estudia personalidades con sensibilidad de procesamiento sensorial en diferentes circunstancias. Además, puede ser utilizado en el lugar de trabajo para detectar personas altamente sensibles y profundizar en los posibles obstáculos que estas personas podrían tener en el desempeño de su trabajo y en sus relaciones con el resto de la plantilla.

 

Hemos aparecido en:​

Ir arriba